Cápsula: mayo 2017


¡Buenas!

Acaba mayo y acaba mi segunda cápsula mensual. Como os conté en el post de mi primera cápsula, he empezado con este concepto de forma mensual para que me fuera más fácil acertar y adaptar mi armario a mis necesidades. Me lo estoy pasando tan bien, que he decidido compartir algunos de mis looks favoritos con vosotros.

En mayo ha hecho un tiempo muy distinto a abril. Hemos tenido días muy buenos en Madrid y poca lluvia. Sin embargo creo que esta cápsula ha estado más desaprovechada que la de abril, en la que utilicé prácticamente las 25 prendas seleccionadas más o menos equitativamente.

En este caso muchas prendas ni las he tocado, bien porque eran demasiado abrigadas o bien porque no he tenido tiempo de ponérmelas.


La etiqueta


¡Buenas!

Hoy empiezo a abordar el tema de la etiqueta en la ropa. Es un tema muy amplio para un detalle tan pequeño que muchas veces pasa desapercibido. Y, sin embargo, da mucho de sí. Me interesa mucho conocer vuestra opinión y lo que sabéis sobre las etiquetas de lo que compráis.

Quiero empezar con una pequeña introducción y con una reflexión para discutir (pacíficamente, siempre ;))

Toda la información relativa a nuestra prenda la podemos encontrar en las etiquetas que lleva. Por lo general encontramos dos tipos de etiquetas, las etiquetas de tela y las etiquetas de cartón.

Un consejo: mima tu ropa

¡Buenas!

Ya estamos en mayo y no, no se me ha olvidado enseñaros mi nueva cápsula de armario. Con mi cápsula de abril aprendí tanto y disfruté tanto vistiéndome con mis veinticinco prendas, que he decidido hacer algo que algunos pedíais. Cual egobloguer famosa me estoy haciendo fotos de mis looks del día a día con mi nueva cápsula.

Me ha parecido una idea genial. Aunque bien es verdad que, aun sin fotos, en mi primer mes con cápsula de ropa he aprendido un montón sobre mi ritmo de vida y mi estilo. Sí, sí. Así como lo cuento.

Así que todas esas conclusiones os las contaré con calma en el post de los looks de mi cápsula de mayo.

Pero hoy quería daros un consejo para cuidar nuestro armario. Ya hemos hablado de limpiarlo, de minimizarlo, de aportar sólo prendas que amemos y de almacenar la ropa que no usemos para que no se estropee. Creo que sólo me queda hablaros de cómo mimarla mientras la estamos usando.

Tengamos o no una cápsula reducida de nuestra ropa, siempre hay ciertas prendas que usamos más y pasan más veces por la lavadora. Con los lavados la ropa puede sufrir y dañarse. Y nosotros queremos mucho a cada una de nuestras prendas y hemos conseguido un armario bonito con esfuerzo y dedicación. ¿Por qué entonces no preocuparnos por mantener nuestra ropa favorita lo mejor posible?

Mi consejo es utilizar detergente ecológico. Primero porque va a tratar nuestra ropa con mucho amor y delicadeza. Segundo, porque no tiene químicos agresivos para la piel. Y tercero, que no último, porque no daña el medio ambiente.

Para completar mi consejo para convertirte en un consumidor responsable, quiero añadir un pequeño tutorial para hacer detergente en polvo en casa.
En el blog de “Orgánicus” Ana comparte su día a día y muestra un estilo de vida sostenible y actual. Tiene varios posts relacionados con el lavado de la ropa y varias recetas para hacer detergente en casa y otros productos que se suelen vender con químicos y que adquirirlos en formato ecológico suele ser más caro.


El detergente en cuestión se elabora a partir de tres ingredientes: jabón de castilla, bórax y percarbonato de sodio. Que no os echen para atrás los nombres, porque no son difíciles de conseguir.

_ Primero se ralla una barra de jabón de castilla, como cuando se ralla queso. Se mezcla la rayadura con un vaso de bórax y otro vaso de percarbonato de sodio. Si se le quiere dar aroma se pueden añadir unas diez gotas de un aceite esencial como lavanda o limón.

_ La mezcla se debe guardar en un recipiente hermético para que se conserve bien y se utilizarán entre dos y cuatro cucharadas soperas en cada lavado.

_ En su rutina de lavado, Ana añade una bolsa de tela con unas cuatro cáscaras de nueces de lavado, que son el mejor detergente natural que existe.

_ Como suavizante utiliza vinagre de manzana y disimula el olor añadiéndole aceites esenciales. Los aceites que se utilicen deben ser de un color claro para que no manchen la ropa.

Hay muchas recetas DIY para haceros vuestro propio detergente casero. Es económico y personalizable. Si no, también existen detergentes ya hechos cien por cien respetuosos con nuestra ropa, nuestra piel y el medio ambiente.

Espero que os sirva de ayuda y que cuidéis vuestra ropa tanto como vuestra propia piel :)

¡Gracias por leer!
¡Besos!

Mi primera "cápsula"


¡Buenos días!

Hoy quiero compartir con vosotros el nuevo aspecto de mi armario. Ya os había hablado del concepto de cápsulas de armario y de "Un-Fancy", un blog donde Caroline nos enseña cómo construir cápsulas por temporada para definir nuestro estilo y no tener en el armario más de lo necesario.

En su blog podéis utilizar su planificador para ayudaros a crear vuestra propia cápsula. Caroline tiene una serie de reglas que no son obligatorias. Podéis personalizar vuestra cápsula a vuestro gusto, desde el número de prendas que vais a incluir a la duración.

Yo he empezado por hacer el análisis de mi armario con su planificador descargable. Al terminarlo me di cuenta de que el entretiempo en Madrid es muy loco. Así que en vez de establecer cuatro temporadas (invierno, primavera, verano y otoño) he establecido sólo tres: verano, invierno y entretiempo.